La Torre Seca es un lugar situado aproximadamente a 2 Km del pueblo de Casinos, en la partida de su nombre, donde se encuentran los restos de un poblado íbero-romano. El poblado data aproximadamente entre los siglos IV y I a.C. y está situado en la cima de
un monte casi circular de fácil acceso. Posiblemente en él se asentaron las principales comunidades de campesinos encargados de sustentar las labores agrícolas de las clases altas que habitaban en los poblados vecinos de mayor tamaño como el Castellet de
Bernabé, (en el término municipal de Llíria), La Seña (Villar del arzobispo) y la ciudad de Edeta. Hoy en día, tanto la cima como sus laderas están cultivadas; en las laderas norte y este los bancales llegan hasta la cumbre, en cuya construcción se han empleado las piedras de las casas y murallas. Aunque el cultivo ha destrozado las construcciones, aún se aprecian restos de murallas y viviendas. En la ladera norte se distingue un lienzo de la muralla formado por piedras de gran tamaño y en dirección sud se encuentra un torreón cuadrangular; también se ven restos de la muralla en la cumbre, adoptando su forma circular. En la parte sud se distinguen los cimientos de 4 o 5 habitaciones